Taconeras
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Belleza

01.12.2016

¡Adiós vellos encarnados!

Encontrar la depilación perfecta es difícil, pero partir por escoger el método más efectivo ya sea cera, cremas o rasuradoras, ayudará a evitar que tus vellos crezcan debajo de tu piel. ¡Entérate cómo prevenirlos y tratarlos!

¡Adiós vellos encarnados!

Se acerca el verano y el intenso calor nos obliga a dejar de lado los pantalones y optar por shorts, faldas o vestidos. Es ahí cuando la depilación se vuelve tu mejor amiga -te guste o no- y con ello los odiosos pelitos encarnados que producen dolor y granos rojos anti estéticos.

Existen una serie de pasos a seguir que pueden ayudar a terminar con los vellos y prolongar la duración de tu depilación.

1

Exfoliación: Es el paso número uno, antes y después de rasurarte. No solo ayuda a eliminar las células muertas que se encuentran en tu cuerpo, sino que también a que los pelos salgan a la superficie y puedan ser eliminados.  Puedes escoger desde exfoliantes caseros, esponjas, guantes o lo que más se acomode a tu piel. No olvides de que los movimientos deben ser suaves, pero evitar provocar heridas y enrojecimiento.

Cuidado con la rasuradora: Es uno de los métodos depilatorios menos dolorosos y más rápidos, pero con el que se debe tener mayor precaución. Siempre debes tener tu piel mojada y utilizar cremas para afeitar, así evitarás cortes e irritaciones. No olvides que la dirección del rasurado es de arriba hacia bajo, en la misma dirección del bello. Después de usar el rastrillo, asegúrate de dejarlo en una zona seca para que este no se oxide y pierda el filo de sus navajas.

Ducha pre depilación: Asegúrate de bañarte con agua tibia para abrir tus poros y que los vellos se suavicen y se eliminen más fácilmente. Sino puedes darte un baño, utiliza compresas o toallas mojadas calientes y ubícalas en la zona a depilar.

Ducha post depilación: Termina tu sesión depilatoria con un baño de agua fría. La temperatura ayudará a cerrar los poros abiertos y que se provoquen infecciones. Evita secar el área restregando la piel, si no con palmadas suaves.

Humectar: Antes y después de eliminar los vellos, preocúpate de siempre hidratar todo tu cuerpo. Así no solo tendrás una piel suave y perfecta, sino que la crema va a proteger tus folículos de irritaciones.

Evitar ropa apretada: Si utilizas ropa muy ajustada, tu piel no podrá respirar y los vellos crecerán bajo tu dermis. Si bien es difícil decir adiós a los jeans ceñidos, evita usarlos luego de depilarte.

Esterilizar herramientas: Si decides sacar tus vellos con tus propias pinzas o agujas, preocúpate que todos los elementos estén esterilizados o terminarás con tu piel infectada. Para desinfectar solo necesitas dejar el instrumento en un bowl con agua hervida, retirarlo a los cinco minutos y déjarlo en un paño con alcohol hasta que se enfrié. Así podrás retirar tus pelos sin riesgos.

Comenta este post

cerrar