Bárbara Díaz Sacco
Email WhatsApp Compartido por 19 personas

Belleza

29.03.2018

Un lujo para la piel: mascarillas de oro

¿Por qué se han convertido en uno de los tratamientos beauty más utilizados por las celebrities? Aquí te contamos los beneficios de la máscara facial más innovadora del último tiempo.

Un lujo para la piel: mascarillas de oro

Se dice que uno de los grandes secretos de belleza de Cleopatra era dormir con una mascarilla de oro para conservar su piel joven y radiante. En la dinastía Ch’ing, la reina utilizaba un rodillo de este material precioso para masajearse el rostro y eliminar las arrugas y líneas de expresión. En la actualidad, las supermodelos de Victoria’s Secret e it girls más influyentes del mundo se han encargado de masificar su uso a través de las redes sociales. Y es que, por excéntrico que parezca, este elemento químico tiene propiedades muy valiosas para la cosmética.

Las mascarillas de oro son un poderoso tratamiento con efecto rejuvenecedor, capaces de combatir arrugas, manchas cutáneas, pérdida de luminosidad, pliegues indeseados y flacidez, tanto en el rostro como en el cuello.

Están formuladas con polvo de oro de 24 quilates y minerales de un intenso poder hidratante, como magnesio, cobre y zinc. Además están enriquecidas con nutrientes naturales como miel, leche y extractos de algas. El compuesto en su totalidad logra conseguir una piel joven, radiante y tonificada en muy poco tiempo.

¿Cómo se usan? Según los expertos, la manera de sacarles el máximo provecho es el siguiente:

  • Limpia tu rostro en profundidad y luego aplica un tónico facial para humedecer la piel.
  • Continúa con un serum hidratante y masajea por un par de minutos.
  • Aplica el tratamiento de oro (que puede venir en formato de láminas, crema o mascarilla) y extiéndelo por todo el rostro y cuello.
  • Deja actuar durante 20 – 30 minutos para que la piel absorba completamente sus componentes (en algunos casos no hace falta retirar el producto).
  • ¿Lo mejor de todo? Este revolucionario tratamiento se produce con el equivalente en oro a un grano de sal, por lo que su precio no es necesariamente excesivo. ¿Qué mejor? ¿Te animas a utilizarlo?
}

Comenta este post

cerrar