Bárbara Díaz Sacco
Email WhatsApp Compartido por 13 personas

Belleza

02.05.2018

Naked yoga o yoga al desnudo

La novedosa disciplina se ha convertido en una práctica que cuenta cada vez con más adeptos. Descubre aquí de qué se trata y cuáles son sus principales objetivos.

Naked yoga o yoga al desnudo

Si bien el Naked Yoga tiene sus orígenes en la India milenaria, fue hace pocos años que en un barrio de Nueva York -en el estudio Bold & Naked- lo pusieron nuevamente de moda.

Esta disciplina -también conocida como Nude Yoga- consiste en realizar los ejercicios totalmente desnudos. “No se trata de experiencias sexuales ni eróticas, sino de abrir el corazón y desprenderse de las inseguridades”, dice Joschi Schwarz, uno de los fundadores del centro neoyorquino. Al quitarse la ropa, dicen los expertos, las personas aprenden a amar sus cuerpos, a sentirse libres y a empatizar con otros seres humanos. “La desnudez nos hace conectar con nuestra verdadera esencia, sin tapujos, y la sensación de liberación (en todos los sentidos) es muchísimo mayor que los límites que ofrece la ropa”, señala Schwarz.

Hay clases sólo para hombres, sólo para mujeres y también mixtas. Quienes lo practican dicen que la desnudez es un problema sólo durante los primeros minutos de la clase. Una vez allí, y con todos en las mismas condiciones, te desinhibes y llegas a una conexión total con tu cuerpo y mente.

Más de 60.000 búsquedas en Instagram corroboran que el Naked Yoga se ha convertido en una tendencia en constante alza. Una de las primeras cuentas que se creó para dar visibilidad a esta disciplina fue la de la modelo, fotógrafa y viajera Nude Yoga Girl que, bajo este seudónimo, ha inspirado a sus miles de seguidores con sus posturas de yoga en distintos rincones del mundo. “Da realmente una sensación de libertad que no se experimenta cuando estás vestido, todos los sentidos se vuelven más sensibles al sentir el aire sobre la piel”, expresa.

No importa tu género, edad o contextura física. El cuerpo es maravilloso y el Nude Yoga lo enaltece en su máxima expresión. ¿Te atreverías a practicarlo?

}

Comenta este post

cerrar