Taconeras
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Moda

04.05.2016

LOUIS VUITTON, el creador de un gran imperio

Este visionario artesano francés de origen muy humilde, traspasó las fronteras de los impedimentos y logró cosechar sus frutos.

LOUIS VUITTON, el creador de un gran imperio

LV hoy, es internacionalmente conocida como una de las marcas de lujo más emblemáticas del mercado en donde se conjugan el valioso trabajo artesanal y el buen gusto de sus diseños. Aquí su apasionante historia. PARTE I

Con sólo 14 años de edad, Louis Vuitton dejó el molino de su familia y se dirigió a París, la ciudad de las oportunidades. Dos años y 450 km. le llevó llegar a la capital parisina dejando atrás las montañas y bosques de su natal Jura. Durante el camino, Louis tuvo que trabajar en establos y cocinas para sobrevivir. Una vez llegado a París, entró como aprendiz de un maestro constructor de baúles llamado Romain Maréchal, situado en la calle Saint-Honoré.

maleta

Monsieur Maréchal reconoce en el joven Louis diligencia, seriedad y perseverancia, lo cual serviría hábilmente para sus negocios y aspiraciones. En 1854, el joven renunció y comenzó su propio negocio en la calle 4 Rue Neuve-des-Capucines.

En aquella época los fabricantes de baúles también empacaban y desempacaban sus contenidos y Vuitton era tan habilidoso en la materia que se convirtió en el empacador y fabricante de baúles oficial de la emperatriz Eugenia, la extravagante esposa de Napoleón III; ésta era la máxima prueba de aceptación.

Sus negocios prosperaron tanto que en 1859 necesitó expandirse. Compró un terreno de 4500 metros cuadrados en el barrio obrero de Asnières-sur-Seine, un suburbio de París para trasladar a su familia. Situada en el campo a lo largo del Sena, a poco más de una milla de París, Asnières y su óptima localización, servida por el tren desde la estación de Saint-Lazare y próxima al río Sena, permitió la fácil recepción de materias primas y el embarque hasta el almacén.

Detrás de la casa, tenía el taller en forma de L -que aún funciona-, con dos pisos, donde 22 artesanos construían un centenar de baúles y cosían miles de bolsos de mano cada año. En esta época, el baúl formaba parte del viaje como en la actualidad las maletas con ruedas. Cuando alguien emprendía un viaje que podía durar meses, portaba hasta cincuenta baúles repleto de toda clase de cosas, desde ropa hasta vajilla de porcelana.

3456

En 1868, se diseña de manera exclusiva, un baúl-cama para el explorador francés Pierre Savorgnan de Brazza para sus viajes africanos a través del Congo. A partir de 1875, el fabricante del baúl ofreció su primer armario, un baúl relativamente ligero y vertical, en donde las pertenencias irían suspendidas en colgadores, lo que garantizaba el éxito de esta casa y que sería ya especializada en viajes.

Más adelante, su hijo Georges, añadió un valioso invento que garantizó el carácter invulnerable de cada creación de la firma francesa: la cerradura que permitió a los clientes abrir todo su equipaje con una sola y única llave. Desarrollado por relojeros, este mecanismo se basó en cerraduras numeradas que se ensamblaron y se sincronizaron de acuerdo con un principio que, por primera vez, garantizaba la inviolabilidad de una pieza de equipaje.

baules

Georges fue también el creador de la famosa tela monograma en 1896, que yuxtapone un patrón repetido de flores, plantas y formas geométricas, así como la famosas iniciales “L” y “V”. Inspirado por influencias medievales, así como japonesas, este lienzo en relieve del equipaje con un escudo de armas y emblemas aristocráticas, sirviendo así como un homenaje a su orgulloso padre fundador.

En 1885, la compañía abre su primera tienda en Londres.

En 1888, Vuitton creó el patrón Damier Canvas, que llevaba una insignia en la que se podía leer: “marque L. Vuitton déposée”, que se traduce como “L. Vuitton marca registrada”. Continuará…

Comenta este post

cerrar