Francisca Hosiasson
Email WhatsApp Compartido por 10 personas

Tiempo libre

30.07.2018

10 maneras de tener una vida más sustentable

Reutilizar residuos, disminuir el desperdicio de agua y reducir la huella de carbono también pasa por tu alimentación diaria, tu forma de comprar y tu elecciones de productos de belleza.

10 maneras de tener una vida más sustentable

Este miércoles 1 de agosto habremos agotado el conjunto de los recursos que la naturaleza puede renovar en un año. Esto significa que nuestro planeta vivirá “en deuda” durante los próximos cinco meses, según la ONG Global Footprint Network.

“Habremos utilizado todos los árboles, el agua, el suelo fértil y los peces que la Tierra nos puede aportar en un año”, dijo Valérie Gramond de World Wildlife Fund (WWF), asegurando con preocupación que cada año esta fecha se adelanta en el calendario. Y es que el 1 de agosto es la fecha más temprana registrada desde que empezó a contabilizarse el “Día de Sobrecapacidad de la Tierra”, a principios de los setenta.

“También habremos emitido más dióxido de carbono del que los bosques pueden absorber”, añadió Gramond.

 

Cambia el switch

Porque creemos que debe ser parte del statement de una mujer empoderada y moderna, te recomendamos 10 maneras para volverte más sustentable, con acciones que podrás empezar a emplear desde el día de hoy -mañana siempre será demasiado tarde-.

1. Elige productos de belleza certificados eco-friendly:

En la época en que vivimos, esta es una de las tareas más fáciles. Antes era muy difícil encontrar marcas que tuvieran los sellos cruelty-free o eco-friendly en Chile. Hoy es una realidad. Por nombrar sólo algunas: Burt’s Bees, Urban Decay, Origins, The Body Shop, L’Occitane, Lush.

2. Instrúyete en el ‘Fashion Manifesto Greenpeace’ y aprende a elegir mejor tu ropa:

Se sabe que la industria de la moda es una de las más nocivas para nuestro planeta. La fabricación de fibras sintéticas, el uso del plástico y de químicos contaminantes, además del método de transporte que moviliza las prendas por el mundo, son sólo algunas de las claves que hacen que esta industria sea de las grandes responsables del calentamiento global. Y como NO QUEREMOS que dejes de verte bien y estar a la moda, te damos algunos de los consejos de expertos en moda sustentable para las próximas compras que hagas: 

  • Crea una lista de compras: no compres a diestra y siniestra. Esto ayudará a tu presupuesto y a comprar con una estrategia (esa blusa para combinar los pantalones que hace tiempo no usas, un cinturón básico que tanto te hace falta).

  • Considera, objetivamente, cuántas veces vas a utilizar la prenda. Si es algo muy específico, que pronto pasará de moda, piénsalo dos veces. 

  • Siempre privilegia los básicos, la producción local y los materiales menos procesados. ¡La ropa te durará mucho más!

3. Haz un balance entre slow-fashion y fast-fashion:

Sabemos que es difícil hacerse un adepto 100% del slow-fashion. Por más que uno quiera, en una ciudad como Santiago la muestra no está lo suficientemente desarrollada y diversificada, y el presupuesto siempre será un factor clave a la hora de comprar: no hay forma de competir con los precios de las super industrias H&M o Forever21.

Ante esto te proponemos: haz un balance. Si te compraste una chaqueta en SALE en Zara, proponte que tu próxima compra sea algo local, una marca emprendedora que utilice materiales 100%. Quizás esta te va a salir más cara, pero te va a dar otro tipo de satisfacción.

 

4. Elige dos días a la semana y no comas carne:

Convertirse al vegetarianismo es un gran paso. Quizás ya lo descartaste por completo, o es algo que has dejado para más adelante. Pero, sea por la razón que sea -crueldad animal, disminuir tu huella de carbono o puro gusto-, te recomendamos partir de a poco y fijar dos día a la semana en los que no consumirás productos animales.

¡Anímate a buscar nuevas recetas!

 

5. Cómprate un Mug y llévalo a todas partes:

Al igual que ahora andas con tu bolsa de género para todas partes, pues las bolsas plásticas fueron prohibidas en el comercio, te proponemos invertir en un lindo Mug reutilizable y meterlo en tu cartera. Cada vez que quieras un cafe o un té para llevar, lo tendrás a mano. ¡Los vasos de cartón con tapita plástica contaminan un montón!

 

6. Cambia la forma en que enfrentas tu periodo:

Si todavía no has escuchado de la copita, es hora de que lo hagas. Cómo enfrentas tu periodo menstrual es algo muy personal. Sin embargo, nunca está de más saber cuánto contaminas al utilizar toallitas higénicas, protectores diarios o tampones, pensando en que las mujeres menstruamos aproximadamente 5 días al mes. Esto, en un sólo año se traduce en 60 días. Calcula el nivel de residuos, por persona, tomando en cuenta que una mujer menstrúa aproximadamente 40 años de su vida… la cifra se dispara.

Y algo no menor: el uso de la copita impactará tanto en tu nivel de sustentabilidad, como en tu presupuesto. Además, tiene menos riesgo de acumular bacterias y puede durar hasta 5 años.

 

7. ¡Camina más o muévete en bicicleta!:

Esto sí que ya es repetido: sabemos de sobra cómo una buena caminata diaria, o el uso de la bicicleta podría mejorar tu calidad de vida y tu salud. El tema del presupuesto también cae de cajón: no más estacionamientos, no más tarifas dinámicas o peak. ¡Es hora de que te pongas en marcha! Si no puedes hacerlo al trabajo porque te queda muy lejos, hazlo a la casa de una amiga, a un restorán o a el supermercados.

 

8. Repara, revende o regala:

Una vez al semestre haz un evento con tus amigas: trueque y venta de ropa. Desaste de todas esas prendas que acumulaste esa temporada, y que no crees vas a reutilizar la próxima. Si no se organizan, hazlo tú misma, a través de distintas plataformas que te facilitan la pega como Feria Ferió o Prilov.

 

9. Usa detergentes naturales:

Todos sabemos cuánto aumenta la cuenta de la lista de supermercado cuando nos toca comprar los detergentes y artículos de limpieza. Ahórrate unos buenos pesos y empieza a fabricarlos tú misma. Esto tendrá impacto tanto en tu presupuesto como en el medio ambiente. La clave: Vinagre y bicarbonato.

Si no eres muy habilosa, Rumbo Verde y GreenPass tiene productos eco-friendlys.

10. ¡Privilegia lo local!:

Esto aplica para TODO. La comida que comes a diario, ¿de dónde viene?¿qué alimentos se producen en Chile?

Son preguntas claves a la hora de alimentarse pues, esas verduras y esas frutas super saludables que elegiste para almorzar hoy, quizás no están tan frescas como parecen. Además, la huella de carbono de cada uno de los alimentos que decides poner en tu plato IMPORTA. También importa la huella de carbono del abrigo hermoso que te pusiste hoy para ir a la oficina. Si lo pediste a Gran Bretaña, tuvo que tomarse un avión -y varios otros transportes- para llegar a tus manos. ¿Sabías que el avión es uno de los contaminantes más grandes que hay? No queremos que, por nada del mundo, dejes de utilizar el avión. Viajar es lo mejor que hay. Pero, si vas a comprarte un abrigo o comer rico, puedes elegir entre todas los pequeños emprendimientos, productores y marcas locales: hay para regodearse, seguro serán más baratos y su costo para el medio ambiente será mucho más bajo.

BONUS: Hazte más preguntas: 

Sé más curiosa. Investiga de dónde vienen los productos que compras. Entérate de cuáles son las iniciativas de las marcas de belleza o de ropa que tanto utilizas para mejorar en impacto al medio ambiente. ¿Ese lipstick que tanto te gusta, fue testado en un animal? ¿Ese mango que compraste en el supermercado, viajó desde África? ¿Cuánta agua contamina tu detergente?

Comenta este post

cerrar